La relación con la comunidad: una cuestión esencial

[esl_formulario_login]
28 mayo 2013, Comentarios: Comentarios desactivados en La relación con la comunidad: una cuestión esencial

El escritor y filósofo francés, Denis Diderot acuñó una frase que dice: “No basta con hacer el bien, hay que hacerlo bien”. Es un lema que deberían considerar hoy en día todas las compañías que  gestionan programas de Responsabilidad Social con la Comunidad en la cuales se encuentran insertas u operan.

En un estudio reciente sobre RSE de Havas Worldwide, dos tercios de los encuestados dijeron que les gustaría que sus marcas favoritas ayuden a las comunidades; mientras que el 68% cree que las empresas son tan responsables como los gobiernos de impulsar un cambio social positivo.

En la comunidad conviven los miembros de la sociedad donde opera la compañía, junto a sus proveedores, empleados, accionistas, clientes, por nombrar algunos de los stakeholders más relevantes para la organización.

Propiciar, desde una compañía, con diversos proyectos, la oportunidad de brindar oportunidades o cambiar las perspectivas de un grupo de personas o de una comunidad, es notablemente enriquecedor para ambas partes. La empresa suma empatía, suma prestigio, suma reputación y suma un acercamiento muy enriquecedor a un stakeholder fundamental. La comunidad o las personas beneficiadas directa o indirectamente, pueden transformar su realidad, tener otra visión.Es por ello, que hoy en día nadie discute que la empresa –sea cual fuere su magnitud- debe involucrarse en el desarrollo social promoviendo o sumándose a diversas acciones que contribuyan a este objetivo.

Sin embargo, el sector privado por sí solo no puede desencadenar procesos sostenibles y profundos de transformación social, ya que no cuenta con los recursos necesarios para hacerlo.

Es ahí donde se hace fundamental la articulación con los diversos actores que integran la sociedad (sector público, sociedad civil, referentes sociales, instituciones académicas  y otras empresas) en pos de un objetivo en común, donde se requiere una participación activa de todos, que promueva acciones colectivas y políticas públicas para impulsar el bienestar social y el desarrollo de ciudadanía.

Otra cuestión fundamental que debe considerarse son las etapas que deben atravesar estos programas cuyos impactos no son inmediatos, sino a mediano plazo y de difícil medición, lo que requiere un compromiso mayor por parte de todos los involucrados. Entre las etapas que podemos mencionar se destacan:

-Diagnóstico inicial con un análisis de necesidades de la comunidad

-Determinación de objetivos e indicadores de cumplimiento

-Planificación: determinación de etapas, responsables, recursos, plazos, resultados esperados, entre otros.

-Medición y monitoreo

-Evaluación de resultados e impacto en función de los indicadores predeterminados.

Debe considerarse además, una escucha activa y revisión de objetivos durante todo el proceso y un plan de comunicación para transmitir en forma clara y transparente el accionar de la empresa.

En este sentido, el Pacto Global aconseja que la inversión social debe ser útil, responsable, respetuosa y ética. Estos principios, deben estar presentes también, al momento de llegado el caso, reconocer errores y corregirlos, como parte del aprendizaje que brinda toda acción de esta envergadura.

Asimismo, con ese valor adicional y la empatía que genera, la organización puede sortear las crisis de forma más eficiente y productiva.

Esto implica desde mi punto de vista, un verdadero win-win, un compromiso esencial e ineludible, que en su versión más eficaz, puede atravesar a todos los stakeholders de la organización, donde la empresa alcanza, sumada a una gestión amigable con el entorno, un trabajo sustentable en lo económico, social y ambiental, que es hoy en día, cada vez más requerido por consumidores, inversores y opinión pública.

Retomando la frase inicial, las acciones filantrópicas y asistencialistas pueden ser eficaces para resolver problemas urgentes, el gran desafío de una organización, que se vuelve esencial en la relación con la comunidad, es involucrarse en acciones a mediano y largo plazo que procuren generar un verdadero desarrollo social.

 

 por  Lorena Brignardello 

 

Fuente: ComunicaRSE

 


Comments are closed.